mSoluciona Castellana

Castellana

Calle Cartagena 61

28028 MADRID

Tel: 91 805 86 75 - 91 355 20 17

Urgencias: 628 26 81 32

"La abuela necesita besitos". El afecto es el mejor tratamiento para el Alzheimer.

El mal de Alzheimer es una enfermedad de difícil explicación para los adultos, en el caso de los niños puede resultar frustrante el ver la incomprensión de los menores ante los actos que un paciente de esta enfermedad pue

Para facilitar esta labor la escritora Ana Bergua y la ilustradora Carme Sala han realizado un libro titulado La abuela necesita besitos  en el que se expone de una manera muy humana y muy educativa las principales consecuencias de este mal degenerativo, pero con unos textos donde el mensaje que se quiere transmitir es que desde el cariño la enfermedad es más llevadera. Así lo explica la propia autora del cuento: “La idea nació de hacerme la pregunta concreta: Si yo tuviera que explicar a mis hijos que su abuela tiene alzhéimer, ¿cómo lo haría? Con un libro, con dibujos. Me di cuenta de que hay temas que a los niños hay que explicárselos muy bien; es difícil que ellos puedan comprender el comportamiento de una persona enferma de alzhéimer, que un adulto no sea capaz de cuidar de sí mismo ya supone un choque para el punto de vista de un niño. En el momento de escribir el libro no había nadie en mi familia que padeciera esa enfermedad, pero yo tenía tres abuelos aún y ellos sí son muy ancianos y eran dependientes. De hecho, el libro no habla solo del alzhéimer, se podría hacer extensivo a la vejez en general, a sus síntomas degenerativos sobre el sistema nervioso”.

La autora también habla de la importancia de los valores a transmitir con la publicación del cuento: “Lo más importante es el afecto como un tratamiento efectivo en la terapia de ciertas enfermedades degenerativas, el respeto como punto principal del niño hacia cualquier persona, especialmente los abuelos, y más si son dependientes”. Ana Bergua también considera importante que los niños conozcan la enfermedad y7 que no se les esconda o se disimule ya que “la sociedad tiende a sobreproteger en exceso a los niños, pero estos son flexibles y capaces de asumir los problemas y de responder con energía si se les pide colaboración”.

Volver