mSoluciona Castellana

Castellana

Calle Cartagena 61

28028 MADRID

Tel: 91 805 86 75 - 91 355 20 17

Urgencias: 628 26 81 32

La oxitocina genera vínculos afectivos entre los perros y sus dueños

La oxitocina genera vínculos afectivos entre los perros y sus dueños

Investigadores de la Universidad de Azabu (Japón) descubren que la oxitocina, sustancia química conocida como la "hormona del amor" porque se relaciona con el apego materno-infant

Para demostrar su participación en la relación entre dueños y mascotas, el estudio, publicado en la revista Science, se basó en experimentos con 30 perros (15 hembras y 15 machos) de diferentes razas y edades, y sus dueños (24 mujeres y 6 hombres). De este modo, vieron cómo perros y humanos refuerzan sus vínculos biológicos en un circuito neuronal de retroalimentación impulsado por la oxitocina, tal y como ocurre entre padres e hijos, gracias a una simple mirada mutua.

“Cuando perro y dueño se miran, ambos muestran un aumento de la oxitocina”, explica Takefumi Kikusui, autor principal del estudio. En un primer experimento, los científicos introdujeron a los perros en habitaciones donde ya estaban sus dueños. Durante los 30 minutos que perros y dueños permanecieron en su interior, el equipo de investigación registró cada interacción (hablar, tocar y mirar) entre las dos especies.

Al medir los niveles de oxitocina de la orina de perros y dueños antes y después del experimento, los investigadores descubrieron que el contacto visual prolongado entre las mascotas y sus dueños propició un aumento en las concentraciones de oxitocina en los cerebros de ambas especies.

Según el estudio, los dueños que mantuvieron más contacto visual con sus perros experimentaron el mayor cambio en los niveles de la hormona después de interactuar con sus compañeros. Estos últimos también experimentaron un aumento de oxitocina similar.

Para comprobar la existencia de un efecto causal entre el contacto visual y la secreción de oxitocina, los científicos realizaron un segundo experimento con otros perros en el que se les roció la nariz con esta hormona y les colocaron en una habitación con sus dueños y otras personas que no conocían. Pasados 30 minutos,  los niveles de oxitocina se incrementaron en los dueños, lo que aporta más pruebas de la presencia de un circuito neuronal de retroalimentación en el que está involucrada esta hormona entre humanos y perros.

Para entender la creación biológica de este vínculo afectivo entre perros y humanos y demostrar su origen evolutivo, los investigadores realizaron los mismos experimentos con lobos domesticados. En este caso, sin embargo, los lobos no buscaron la mirada de los humanos.

Volver