mSoluciona Castellana

Castellana

Calle Cartagena 61

28028 MADRID

Tel: 91 805 86 75 - 91 355 20 17

Urgencias: 628 26 81 32

Un microchip utiliza sonidos para separar células cancerosas de sanas

Un microchip utiliza sonidos para separar células cancerosas de sanas

Un microchip creado en Estados Unidos es capaz de separar, mediante ondas de sonido, células cancerosas de células sanas. El dispositivo, un microchip del tamaño de

Los médicos buscan células cancerosas en la sangre, procedentes de un tumor primario, para obtener la información genética de un cáncer, estudiar su respuesta a una terapia y averiguar si hay un proceso de metástasis, principal causa de muerte en pacientes con cáncer. Extraer estas células de la sangre evita dolorosas biopsias –muestras tomadas directamente del tumor–, pero las técnicas actuales requieren marcar las células cancerosas con proteínas y aislarlas mediante magnetismo y fluorescencia, lo que puede alterarlas y dificultar su estudio. 

El nuevo microchip consiste en un canal en el que los investigadores introducen una muestra de sangre sin glóbulos rojos. A lo largo del canal, ondas de sonido pueden separar una célula cancerosa entre cientos de miles de glóbulos blancos. A lo largo del canal, ondas de sonido pueden separar una célula cancerosa entre cientos de miles de glóbulos blancos, habitualmente de menor tamaño y densidad. Los investigadores defienden que este método no modifica las células y permite su análisis. La técnica es, además, hasta 20 veces más rápida que dispositivos similares anteriores, que tardaban entre 30 y 60 horas para separar las células cancerosas en un vial de sangre de cinco mililitros. El actual necesita unas cinco horas.

“El dispositivo puede ayudar a detectar y extraer las escasas células cancerosas que no se pueden obtener de otro modo sin una cirugía invasiva. Este test también podría detectar aquellas células que se liberan a la corriente sanguínea a partir de ciertos tipos de cáncer, como el de páncreas, en los que la cirugía puede ser extremadamente difícil en algunos casos”, explica el investigador Subra Suresh, coautor del prototipo.

Uno de los puntos flacos de este prototipo es el coste. David Olmos, experto del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), afirma que los autores del microchip todavía tienen que demostrar, además, su utilidad clínica.

Volver