Cuidado de mayores. ¿Qué deben comer los ancianos en verano?

¡Cómo se nota que ha llegado el calor! Internet se llena de consejos para combatirlo y, nosotros, como expertos en cuidado de mayores en Madrid, queremos poner de nuestra parte para que sea lo más llevadero posible para nuestros mayores.

En verano los ancianos han de llevar una dieta distinta a la suelen llevar a lo largo del año. ¿Por qué? Porque las diferentes condiciones climatológicas hacen que nuestras necesidades energéticas cambien durante este periodo. Por eso debemos tener cuidado a la hora de cocinar para los ancianos que estén a nuestro cargo y, en caso de que estos puedan valerse por sí mismo, hacerles saber cuáles son los mejores alimentos para cada época del año.

cuidado de mayores alimentos verano

En verano necesitamos menos alimentos que refuercen el mantenimiento de la temperatura corporal. Tengamos la edad que tengamos necesitamos una dieta rica en energía y rica en vitaminas, sales minerales, fibra y líquidos, pero más importante aún es que se den las cantidades necesarias de todos estos alimentos a nuestros mayores para favoreces su buena salud.

Selecciona platos ligeros y refrescantes para la época estival. En esta época necesitamos menos calorías y, sin embargo, una mayor hidratación. Los alimentos frescos y ricos en agua y fibra pueden ayudarnos en verano, como las hortalizas, verduras, frutas y cereales.

¿Qué modo de preparación llevar a cabo?

Las ensaladas son las amigas del verano. ¿Por qué no usar las hortalizas y verduras para hacer ensaladas de tomate, pepino, zanahoria, brócoli, etc.? Por su parte, existen frutas propias de esta estación que nos aportan muchísima agua, como el melón, la sandía, el melocotón, las cerezas, la piña… y que son perfectas para postres, almuerzos y meriendas, ya que refrescan el cuerpo de forma natural. Además, puedes complementarlas con lácteos como yogur, cuajadas o natillas.

Haz que coman alimentos ricos en ácidos grasos mono y poli-insaturados, presentes en el aceite vegetal, marisco, pescados, tofu, almendras o nueces. Los ácidos grasos Omega-3 tienen un efecto positivo en el sistema cardiovascular. Para ello, en los segundos platos puedes aprovechar para darles pollo o pescado azul a la plancha. Puedes acompañarlos de huevo, jamón York, etc.

¿Qué no comer en verano?

En el verano hay muchos días y por supuesto puedes comer de todo, pero es necesario que bajes las cantidades de comidas calóricas, importancia que se acrecienta cuando hablamos de personas de edad avanzada.

Evita, como ya te hemos dicho, los alimentos calóricos como las carnes grasas, embutidos o leche entera, así como guisos, asados o fritos. Las preparaciones han de ser más ligeras y, a poder ser, frías.

Asimismo, prohíbe todo lo “no sano” de su dieta, sobre todo ahora en verano. Fuera bollería (permíteselo como mucha una vez a la semana) y controla las especias, los picantes y la sal.

Recuerda, nuestra salud se debe, en gran parte, a una dieta equilibrada. Cuida lo que comen y les estarás protegiendo frente a enfermedades causadas por una mala alimentación.

Post Relacionados

FacebookTwitterGoogle+DiggDeliciousCompartir