desnutrición en mayores

La desnutrición en personas mayores es un signo de una dieta carente de nutrientes que lleva a una alimentación deficiente. A menudo, la desnutrición es causada por algún tipo de problemas físicos, sociales o psicológicos que, unidos a la falta de una dieta apropiada, acarrea distintos problemas en el anciano.

Los problemas de salud que les quiten las ganas de comer, o problemas con la dentadura para masticar y tragar alimentos; medicamentos que disminuyan el apetito; discapacidad o demencia, lo que les puede hacer olvidarse directamente de comer; y problemas de salud mental, como la depresión, suelen disminuir las ganas de comer.

En este sentido, es fundamental el diagnóstico precoz, con una valoración del estado nutricional de la persona para determinar qué va mal y qué ha podido provocarlo, aunque el propio envejecimiento puede afectar a la persona tanto como para producir este problema.

Factores que afectan la desnutrición en personas mayores

Generalmente, y como hemos señalado, existen problemas de salud tanto físicos como mentales que les pueden llevar a una incorrecta alimentación. La desnutrición en adultos mayores puede venir provocada por diferentes circunstancias, siendo las más habituales:

  • Padecer una enfermedad: Cualquier enfermedad que padezca la persona mayor puede contribuir a la falta de apetito, incluso a no comer. Esto provoca cambios importantes en el cuerpo y uno de ellos se refleja rápidamente en la pérdida de peso.
  • Pérdida de la capacidad de comer: Pueden producirse problemas al masticar, incluso al tragar provocados por una mala salud dental o enfermedades como el alzheimer que hacen que el anciano vaya perdiendo la capacidad de comer, que se olvide de ingerir alimentos y de masticar, de no comprar comida… lo que desemboca en una dieta falta de nutrientes.
  • Medicamentos: Algún tipo de medicamento que esté tomando la persona mayor, puede hacer que afecte a su apetito y que el organismo no absorba los nutrientes necesarios.
  • Aislamiento social: Muchos ancianos y personas mayores comen solos, lo que les puede provocar que pierdan el interés en la comida y coman cualquier cosa, llevando una dieta pobre. Cuando se produce esta situación, el adulto mayor pierde el interés en cocinar y en el gusto por comer. Comer acompañado es comer feliz.
  • Pocos ingresos: Puede ocurrir que no cuente con dinero suficiente para poder comprar los alimentos adecuados.
  • Depresión: Padecer esta enfermedad hace que el anciano se sienta triste, solo y llegue a renunciar a comer o comer muy poco.

Por supuesto, es especialmente grave en el caso de personas con enfermedades ya crónicas, puesto que la desnutrición también afectará a su medicación, y necesitarán atención médica incluso de manera más urgente, si cabe.

¿Cómo tratar la desnutrición en adultos mayores?

Lo primero de todo es acudir al médico de cabecera que atiende a tu familiar para que valore su estado y evalúe cuestiones relacionadas con la salud y la alimentación del adulto mayor. A continuación podemos citar algunas recomendaciones a la hora de llevar a cabo la alimentación del adulto mayor para que su dieta sea lo más equilibrada posible.

  • Preparar comidas que les gusten o que les sea fácil de comer.
  • Solicitar ayuda psicológica si la desnutrición puede estar relacionada con problemas de salud mental.
  • Agregar suplementos alimenticios, en el caso de que se pueda.
  • Celebre comidas como celebración.
  • Fomente el ejercicio físico, lo que puede aumentar el apetito.
  • Contar con personas profesionales y especializadas que se aseguren de que comen, si nosotros no podemos, como mSoluciona Castellana.

Esto solo son pautas y consejos básicos, lo más recomendable siempre será acudir a su médico para recibir un diagnóstico y tratamiento adecuado.