La gripe en las personas mayores. Recomendaciones.

'gripe en ancianos

La gripe en ancianos es un problema serio todos los años, fundamentalmente en la estación fría, en que se extiende con una relativa velocidad y poder ser especialmente peligroso, sobre todo para aquellos que poseen problemas y dolencias de carácter crónico o ingénito, como asma, enfermedades pulmonares, etc. A ello es preciso agregar que los procesos gripales en adultos mayores degeneran en neumonía con mucha mayor facilidad que anteriormente, y es por ello que resulta de gran importancia seguir los consejos para prevenir y tratar este mal tan común como peligroso para ancianos y otros grupos de riesgo de la población.

Un invierno sin gripe no es invierno, este virus estacional afecta a todos los grupos de edad, pero las personas mayores y/o con enfermedades crónicas están en mayor riesgo de sufrir complicaciones a causa de la gripe. De hecho, son muchos los médicos que advierten que este virus en personas de más de 70 años es a quienes más afecta. Por este motivo, son estas quienes tiene que tener especial cuidado y estar más atentos a los síntomas que presentan. La tercera edad es un momento decisivo de transformaciones físicas y psíquicas, que suponen muchas veces un deterioro, pero también, y en todo caso, una cierta pérdida de facultades con respecto a edades anteriores. Este es uno de los problemas que agravan de por sí los diversos síntomas de la gripe en ancianos: una cierta merma del sistema inmunológico con respecto a edades más floridas. La gripe en personas mayores aprovecha esta coyuntura para atacar el organismo con más éxito en sus avances y mayores estragos que en personas más jóvenes.

Además, y como es bien sabido, con las bajas temperaturas se incrementa considerablemente el riesgo de contraer enfermedades de carácter vírico, máxime si son contagiosas: de ahí los brotes y epidemias de gripe tan comunes en la estación invernal.

También los familiares o aquellas personas que se encargan del cuidado de los mayores deben estar informados de los riesgos que pueden sufrir y de saber detectar la presencia de los distintos síntomas. Normalmente comienza como un leve catarro, pero pronto van apareciendo otras dolencias más o menos comunes. Es por ello que debemos estar alerta a las complicaciones de la gripe en ancianos y también de la tos seca en ancianos.

Síntomas de la gripe en mayores

-Fiebre de hasta 39° (habitual).

-Dolores musculares y articulares (muy común y suele durar de entre 3 y cinco días). El desgaste de las articulaciones a edades avanzadas (no digamos ya si se daban previamente síntomas de artrosis) produce que estas sean mucho más vulnerables en la tercera edad, lo que también resulta afectado por los síntomas de la gripe en ancianos.

– Malestar en el pecho y tos seca (la tos no siempre se da, pero puede ser grave en este grupo de riesgo). La tos seca en ancianos es algo ante lo qe hay que estar alerta por la mayor vulnerabilidad de las personas mayores. Es uno de los síntomas más peligrosos de la gripe en los pacientes de edad avanzada.

-Dolor de garganta (solo en algunos casos).

-Dolor de cabeza (frecuente).

-Agotamiento y cansancio (suele presentarse al inicio de la gripe y durar hasta dos semanas o tres semanas).

-Congestión nasal (puede durar hasta dos semanas). En personas de edad avanzada, la congestión de las vías respiratorias se hace más prolongada por los mayores problemas de adaptación de estas, si es que no se dan otras dolencias o trastornos previos que puedan agravar esta situación.

Concretamente, en ancianos es frecuente la aparición de dificultades respiratorias o la producción de flemas. Estas complicaciones son peligrosas porque pueden dar lugar a neumonías y bronquitis. Puede haber también deshidratación y empeoramiento de enfermedades crónicas preexistentes como diabetes, asma o problemas cardiacos.

Una de las mejores opciones para evitar la gripe en los mayores es vacunarse cada año (porque el virus de la gripe cambia cada año). Reduce la hospitalización un 70% y el riesgo de muerte un 80%.  Además de la vacuna, hay otras recomendaciones a seguir convenientes para prevenir la gripe.

A la hora de enfrentar la gripe en las personas mayores cuando esta se manifiesta, lo más aconsejable es seguir estos consejos:

  • Para los procesos de fiebre, dolores, malestar general, es muy recomendable emplear analgésicos y también antipiréticos: es decir, medicamentos que actúan directamente sobre la sintomatología febril de la gripe actuando sobre las oscilaciones de temperatura sufridas por el cuerpo durante estos procesos patológicos.
  • Para el tratamiento de las toses, se recomiendan fármacos distintos, según el tipo de tos que se esté padeciendo: para la tos seca irritativa, se recomiendan los llamados antitusígenos; para la tos seca productiva, que produce mucosidades y flemas, se aconsejan mucolíticos, es decir: medicamentos que disminuyen el flujo mucoso; y para la tos productiva que es de arranque más o menos lento, se recomiendan expectorantes, que son beneficiosos para facilitar la expulsión o expectoración de las flemas de esta tos.
  • Además, se recomiendan tratamientos de limpieza para la congestión nasal, caramelos para la irritación, etc.

Recomendaciones

-Llevar una dieta equilibrada y rica en vitamina C (naranjas y kiwis, por ejemplo). La vitamina C, como es bien sabido, ayuda a prevenir los males catarrales y gripales. No por casualidad, el invierno es la temporada de los cítricos: aquí podemos repetir el viejo adagio de que la naturaleza es muy sabia.

-Hacer algo de ejercicio como salir a caminar. La falta de ejercicio físico puede ser un factor importante en la mayor debilidad del sistema inmunológico, ya de por sí un tanto ralentizado por la edad.

Lavarse las manos frecuentemente.

-Usar pañuelos desechables.

Evitar entornos dónde el virus esté latente.

Dado que el sistema inmunológico se debilita con la edad, los ancianos tienen más probabilidades de sufrir complicaciones que pongan en peligro sus vidas, por eso es tan importantes el cuidado de los ancianos en esta época del año. Si los familiares no pueden, en el caso de caer enfermos, es recomendable buscar algún tipo de ayuda a domicilio, en el caso de que los mayores lo necesiten. Ello ayudará a combatir eficazmente la gripe en ancianos.

En mSoluciona Castellana somos especialistas en el cuidado de mayores, adaptándonos completamente a sus necesidades.