mSoluciona Castellana

Castellana

Calle Cartagena 69

28028 MADRID

Tel: 91 805 86 75 - 91 355 20 17

Urgencias: 628 26 81 32

¿Qué es la artrosis y a quién afecta?

Cuidado de mayores a domicilio artrosis
La artrosis es una enfermedad articular que se produce por fibrosis. Se presenta en ancianos de edad avanzada y afecta a las articulaciones de distintas partes de nuestro cuerpo, como la columna vertebral, las caderas, rodillas, manos, etc. De hecho, la mayoría de las personas que cuentan con más de 70 años tienen síntomas de esta enfermedad por lo menos en alguna de sus articulaciones. El dolor y la imposibilidad de moverlas con facilidad son los principales síntomas de la artrosis y, por ende, los más conocidos.
La degeneración del cartílago articular a medida que nos hacemos mayores es la causa principal de que aparezcan signos de artrosis, aunque en ocasiones, las alteraciones de ciertas proteínas que se trasmiten de forma hereditaria producen una degeneración prematura del cartílago.
 

¿A quién afecta la artrosis?

 

- Más a las mujeres que a los hombres
- Personas mayores de 70 años (a partir de los 75 años casi todas las personas tienen artrosis en alguna articulación.
-Gente con problemas de obesidad
 
La presencia de dolor en las articulaciones y falta de movilidad han de estar seguidas de un diagnóstico de artrosis si el paciente cuenta con más de 50 años. Es un dolor característico ya que aparece con el ejercicio o tras haber cogido peso y va desapareciendo a medida que pasa un poco de tiempo.
El objetivo del tratamiento es mejorar la movilidad de las articulaciones y disminuir el dolor de las mismas. Para ello se usan los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs), normalmente durante 15 días aproximadamente para evaluar la mejora inicial. También se utiliza la infiltración intraarticular de esteroides.
Lo normal es que a la medicación le acompañen ejercicios de rehabilitación para que el paciente mejore la funcionalidad de los tejidos y se reduzca el dolor articular eficazmente. Cada paciente es diferente y el tratamiento personalizado estará orientado a los síntomas que haya que tratarse. El objetivo será disminuir la sintomatología  y  limitar el progreso de la misma. El paciente deberá además recibir recomendaciones por parte del especialista para el movimiento correcto para elevar pesos o realizar ciertos esfuerzos.
En el peor de los casos habrá que hacer uso de cirugía. Esta se utiliza para casos de incapacidad funcional grave de ciertas articulaciones realizando el re-emplazamiento total de las articulaciones (cadera y rodilla), que se sustituyen por prótesis artificiales metálicas.
 

Artrosis VS Artritis 

 

Es importante diferenciarla de la artritis, ya que en ésta es la inflamación la causante de la enfermedad y en la artrosis es el “desgaste”.
Son dos enfermedades que cursan con dolor, en ocasiones hinchazón y rigidez, pero en la artrosis el dolor es de tipo mecánico (es decir, se desencadena con los movimientos y mejora con el reposo).
 

Tipos de artrosis según la zona afectada 

 

- Artrosis de cadera
- Artrosis cervical
- Artrosis lumbar
- Artrosis de mano
- Artrosis de rodilla
 

Consejos para los pacientes con artrosis 

 

Durante las épocas frías, los síntomas de la artrosis suelen empeorar y eso hace que aumenten el número de consultas que se hacen a los consultorios médicos. Son millones las consultas que por este motivo se hacen al año en España. 
Para quienes la sufren es necesario que sigan las siguientes recomendaciones que propone La Sociedad Española de Reumatología (SER): 
 
- Mantenga un peso corporal correcto.
No son necesarias dietas especiales, ni existen alimentos completamente prohibidos en esta enfermedad. Una dieta baja en calorías es suficiente.
 
- Calor y frío.
El calor es más beneficioso en la artrosis, alivian el dolor y relajan la musculatura. Aplicar frío local cuando la articulación artrósica tiene un intenso brote inflamatorio. 
 
- Medicación.
Se dispone de muchos tipos de medicamentos que pueden ser beneficiosos en esta enfermedad. Existen analgésicos, antinflamatorios, geles y cremas, infiltraciones locales y fármacos que pueden evitar la progresión de la artrosis. Sin embargo, ha de ser su médico o reumatólogo el que decida, cual es el adecuado para usted.
 
- Hábitos posturales.
Duerma en cama plana. Evite sentarse en sillones o sofás hundidos, y use sillas con respaldo recto, donde sus caderas y rodillas mantengan una posición natural y sus pies estén en contacto con el suelo.
 
- Ejercicio.
El ejercicio protege la articulación y aumenta la fuerza de nuestros músculos. Disminuir al máximo la movilidad, hace que la persona artrósica se convierta en dependiente de los demás. Es bueno caminar, ir en bicicleta y practicar la natación, pero los deportes de contacto o de gran sobrecarga física son menos recomendables.
 
- Reposo.
La artrosis es una enfermedad que cursa con periodos intermitentes de dolor, es bueno intercalar pequeños periodos de reposo durante las actividades de la vida diaria.
 
- Evite sobrecargar las articulaciones.
No coja pesos excesivos, procure no caminar por terrenos irregulares y no estar de pie excesivamente sin descansar.
 
- Calzado adecuado.
No use zapatos con tacón excesivo. Es preferible emplear zapato plano o con un ligero tacón.
 
- Balnearios.
Los balnearios aplican aguas mineromedicinales, generalmente termales, para el tratamiento de la artrosis. Con ello consiguen mejorar el dolor y relajar la musculatura contracturada.
 
- Mantenga una actitud positiva.
La artrosis, a pesar de todo, permite mantener una vida personal y familiar completa, con muy escasas limitaciones. En los casos más avanzados y de peor evolución, existen tratamientos quirúrgicos que pueden solucionar el problema. La artrosis per se no afecta la vida y los progresos en su investigación y tratamiento son continuos.
Volver