mSoluciona Castellana

Castellana

Calle Cartagena 69

28028 MADRID

Tel: 91 805 86 75 - 91 355 20 17

Urgencias: 628 26 81 32

Tabaco, hipertensión y diabetes aumenta el riesgo de demencia

Tabaco, hipertensión y diabetes aumenta en riesgo de demencia

La demencia no es reconocida como una enfermedad en particular, sino que se refiere al grupo de síntomas que afectan a todo lo relacionado con la memoria, a la capacidad para pensar y desenvolverse en la vida diaria.

Aunque la demencia conlleve por lo general la pérdida de memoria, este es un factor que puede deberse a otras muchas causas.

Existen en la actualidad diversos estudios que demuestran que ciertos factores predisponen a padecerla del mismo modo que existen formas relacionadas con los hábitos de vida que frenan su progreso.

Es el caso que del tabaquismo , la diabetes y una presión alta.

El control de problemas como una alta presión arterial, el tabaquismo y la diabetes reducen el riesgo de sufrir demencia según el Informe Mundial sobre Alzheimer 2014 “Un análisis de los factores de protección modificables”.

 

En este informe se detalla que la diabetes puede aumentar hasta un 50% el riesgo de contraer demencia. Por otro lado, no realizar actividad física y la obesidad es causa directa de problemas como la diabetes y la hipertensión.

En los países de altos ingresos existe menos riesgo de padecer este tipo de afecciones con respecto a países con bajos ingresos, ya que existe una mayor información.

En este informe se destaca que dejar el tabaco reduce drásticamente el riesgo de padecer demencia. Por ejemplo, las personas mayores de 65 años que han dejado de fumar tienen el mismo riesgo de sufrir demencia que las personas que nunca han fumado, lo que indica que el tabaco acelera la afección.

El equipo de investigadores concluye que la población que ha tenido más oportunidades en la educación tiene menos riesgo de padecer demencia en edades avanzadas. El funcionamiento y la actividad intelectual reducen el impacto de la demencia en nuestro cerebro.

Si llegamos a la vejez con cerebros más saludables y desarrollados significa que tendremos una vida más larga, feliz y con menos probabilidades de demencia. Es de vital importancia tratar de incentivar la salud de nuestro cerebro, sobre todo durante la mediana edad, ya que los síntomas de demencia pueden comenzar mucho antes de llegar a edades avanzadas.

En este mismo estudio se hace especial hincapié en la necesidad de mejorar la salud pública mundial para contrarrestar la demencia en poblaciones futuras. La importancia de llevar una vida saludable es a su vez uno de los principales factores que evitan enfermedades a largo plazo como el cáncer, diabetes y enfermedades del corazón

Ya comentábamos antes que existe una clara evidencia de que la incidencia de demencia en el adulto mayor cae sustancialmente en países de altos ingresos donde existe un mayor enfoque hacia la necesidad de mantener una vida saludable. Se estima que alrededor del 70 % de las personas con demencia vivirán en regiones con unos ingresos medios a bajos.

Como conclusión, los hábitos de vida condicionan la forma en que llegamos a edades avanzadas. Es necesario ser previsor, ya que aunque se desconoce la causa exacta que lleva a las personas a sufrir un deterioro cognitivo, sabemos que ciertos hábitos de vida retrasan cualquier signo de demencia.

Evitar una vida sedentaria a través del ejercicio moderado aumenta la felicidad y mejora la movilidad. Leer a diario y las actividades sociales obligan al cerebro a mantenerse activo y prestar atención.

Los hábitos alimenticios con una dieta equilibrada que aporte los nutrientes necesarios para proteger las neuronas. Alimentos ricos en vitamina B6, verduras y cereales que aporten antioxidantes son esenciales para cuidar las células y proteger el deterioro.

Desde mSoluciona ponemos a tu disposición un servicio especializado en el cuidado de personas mayores en madrid. Nuestro personal está altamente cualificado para cualquier tipo de tarea de atencón a personas dependientes o personas mayores con alguna discapacidad.

 

También te puede interesar:

Valoración de la dependencia

 

 

 

Volver