¿Qué es la artrosis y a quién afecta?

La fibrosis es la principal causa que provoca la degeneración de las articulaciones. Suele manifestarse en adultos mayores de avanzada edad y su afectación se manifiesta en todo el cuerpo. La mayoría de personas de edad avanzada suele presentar signos de artrosis en alguna de sus articulaciones.
A medida que cumplimos años nuestros cartílagos suelen verse afectados, aunque existen factores hereditarios que nos predisponen a la posibilidad de sufrir esta afección.

¿A quién afecta la artrosis?

Suele presentarse más en mujeres que hombres
Personas mayores de 70 años (a partir de los 75 años casi todas las personas tienen artrosis en alguna articulación).
Gente con problemas de obesidad
La falta de movilidad y el dolor en las articulaciones han de estar seguidas de un diagnóstico de artrosis si el paciente es de edad avanzada. Es un dolor característico que empeora con el ejercicio. El objetivo de los tratamientos que se utilizan para la artrosis es mejorar la movilidad de las articulaciones y paliar el dolor. Los antiinflamatorios suelen ser el mejor tratamiento para estos casos y un médico especialista tratará de evaluar otros posibles tratamientos en función del estado del paciente y su evolución.
Lo normal es que a la medicación le acompañen ejercicios de rehabilitación para que el paciente mejore y, sobre todo, elimine el dolor que afecta a los enfermos de artrosis. Cada paciente es diferente y el tratamiento personalizado estará orientado a los síntomas que haya que tratarse. El paciente deberá además recibir recomendaciones por parte del especialista para tratar su enfermedad.

Artrosis VS Artritis 

Es importante diferenciarla de la artritis, ya que en ésta es la inflamación la causante de la enfermedad y en la artrosis es el “desgaste”.
En ambas se sufre dolor articular, rigidez e hinchazón, pero en la artrosis el dolor se manifiesta con el movimiento y mejora con el reposo.

Tipos de artrosis según la zona afectada 

Artrosis de cadera
Artrosis cervical
Artrosis lumbar
Artrosis de mano
Artrosis de rodilla

Consejos para los pacientes con artrosis 

En invierno suelen aumentar las consultas debido al frío. Son millones las consultas que por este motivo se hacen al año en España.
Para los afectados por artrosis deben seguir las recomendaciones de La Sociedad Española de Reumatología (SER): 
Mantenga un peso corporal correcto.
Mantenerse delgado y en forma es una buena forma de comenzar a combatir la artrosis. El peso en las articulaciones empeora el dolor y la rigidez. Una dieta equilibrada y baja en calorías es indispensable.
Calor y frío.
El calor es más beneficioso en la artrosis, alivian el dolor y relajan la musculatura. Aplicar frío local cuando la articulación artrósica tiene un intenso brote inflamatorio.
Medicación.
Los antiinfalamtorios y analgésicos suelen mejorar el dolor, aunque debe ser el reumatólogo el que indique que es lo más recomendado para usted.
Hábitos posturales.
Duerma en cama plana. No son recomendables sillones muy hundidos o sillas que no estén rectas. Debemos mantener una posición natural con los pies que estén tocando el suelo.
Ejercicio.
El ejercicio es fundamental a la hora de combatir la artritis ya que protege la articulación y aumenta nuestra fuerza muscular. No realizar ejercicio físico hace que disminuya nuestra movilidad. Es recomendable montar en bici, andar y la natación, pero no son recomendables ejercicios de fuerza extrema o deportes de contacto.
Reposo.
La artrosis es una enfermedad que se manifiesta de manera intermitente. Tiene periodos mejores y otros peores y, por tanto, es recomendable tener periodos de descanso de manera regular.
Evite sobrecargar las articulaciones.
Trate de evitar coger mucho peso y no estar de pie demasiado tiempo.
Calzado adecuado.
Los tacones no son recomendables en pacientes con artrosis. Trate de llevar zapato plano.
Balnearios.
Los balnearios aplican aguas mineromedicinales, generalmente termales, para el tratamiento de la artrosis.
Mantenga una actitud positiva.
La artrosis con un tratamiento adecuado permite llevar una vida personal completa. Aun existiendo ciertas limitaciones existen tratamientos tanto preventivos como quirúrgicos que solventan el problema.
2018-12-28T10:15:25+00:00