Alimentos para los mayores en verano

Alimentos para los mayores en verano

Estamos en pleno verano y aunque es periodo de descanso y vacaciones, no podemos olvidarnos del cuidado de nuestros ancianos, en ocasiones el calor extremo tiene sus desventajas. De hecho, es posible que en verano nuestros mayores se nieguen a comer, por lo que han de llevar una dieta distinta a la suelen llevar a lo largo del año, ¿por qué?

Las diferentes condiciones climatológicas hacen que nuestras necesidades energéticas cambien. Por eso debemos tener cuidado a la hora de cocinar para los ancianos que estén a nuestro cargo y, en caso de que estos puedan valerse por sí mismos, explicarles cuales son los mejores alimentos para comer en cada estación.

A cualquier edad necesitamos una dieta que nos proporcione energía y vitaminas, sales minerales, fibra y líquidos, pero más importante aún es que le podamos suministrar a las personas mayores, las cantidades necesarias de todos estos alimentos para evitar problemas de salud.

De este modo, su alimentación durante la época estival debe ser equilibrada, proporcionándoles las cantidades suficientes de nutrientes, que cubran sus necesidades alimenticias. La mejor forma de conseguir una alimentación saludable es a través de la combinación de productos de temporada y la planificación. A continuación, veremos cómo conseguirlo.

¿Qué alimentos son los recomendados para los ancianos en verano?

  • Platos ligeros y refrescantes: En verano, las personas mayores necesitan menos calorías y, sin embargo, en necesario que se hidraten constantemente. Los alimentos frescos y ricos en agua como las hortalizas y verduras, las frutas son perfectos para su hidratación.
    Las ensaladas son un plato perfecto para el verano. ¿Por qué no usar las hortalizas y verduras para hacer ensaladas de tomate, pepino, zanahoria, brócoli, etc.? Por su parte, existen frutas propias de esta estación que nos aportan muchísima agua, como el melón, la sandía, el melocotón, las cerezas, la piña… y que son perfectas para postres, almuerzos y meriendas, ya que refrescan el cuerpo de forma natural.
  • Es necesario que coman alimentos ricos en ácidos grasos mono y poli-insaturados, presentes en el aceite vegetal, marisco, pescados, tofu, almendras, nueces. Los ácidos grasos Omega-3 tienen un efecto positivo en el sistema cardiovascular. Para ello, en los segundos platos puedes aprovechar para darles pollo o pescado azul a la plancha. Puedes acompañarlos de huevo, jamón York, etc.…, muy nutritivos y que complementan muy bien como fuente de proteínas.
  • Alimentos ricos en fibra: en verano los mayores suelen tener más problemas de estreñimiento por lo que el aporte de fibra necesario les ayudará a regular el tránsito intestinal. Alimentos como las legumbres (alubias, guisantes, garbanzos, lentejas…), cereales (pan integral, avena, cebada…) y frutos secos.
  • Sales minerales y agua: el consumo de agua debe ser mayor durante los meses de veranos cuando las temperaturas son más altas y existe un mayor riesgo a la deshidratación y los golpes de calor. Además, puedes complementar el aporte de líquidos con lácteos, zumos o infusiones frías evitando el café o las bebidas gaseosas y el alcohol.
  • Calcio: los alimentos procedentes de la leche como pueden ser el yogur, las cuajadas o natillas poseen un alto valor nutritivo, además de aportar calcio tan bueno para prevenir la osteoporosis en las personas mayores. Son de fácil ingesta y digestión, por lo que en verano se hacen especialmente adecuadas para añadir más nutrientes a la dieta de los ancianos.

Sin embargo, en verano debemos tener especial precaución con las intoxicaciones alimentarias como consecuencia del calor. Por eso es necesario consumir alimentos seguros, en buen estado de conservación, cocinados y envasados, así como prestar atención a las salsas y mahonesas y el agua, preferiblemente, consumirla embotellada. 

Recuerda, en verano más que nunca hay que estar encima para que su salud de los ancianos no se vea empeorada. Las necesidades diarias de alimentación en los ancianos no deben ser descuidadas ya que, la falta de apetito, puede deberse a factores externos pero también a problemas de salud. Si necesitas información o cualquier ayuda, no dudes en contactar con mSoluciona Castellana, expertos en ayuda a domicilio y cuidado de ancianos en Madrid.